BANCO NACIONAL DE PANAMA
Noticias

Fidel Castro cumple 86 años apartado de la escena pública

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

El icono de la revolución, Fidel Castro, cumple 86 años este lunes, apartado del ojo público, aunque no de la mente de los cubano, que se preguntan por el futuro de Fidel -y el suyo- en un momento de cambios en uno de los últimos países comunistas del mundo.

El líder, que fue una presencia constante para los cubanos durante décadas con su feroz retórica, todavía ostenta un lugar especial en las mentes de los 11 millones de residentes de la isla, incluso a medida que la edad y la salud le han obligado a apartarse.

Durante casi tres meses, ha permanecido fuera de la vida pública. Desde el pasado 19 de junio, no ha aparecido en público ni ha publicado ninguna de sus ocasionales columnas de opinión en la prensa del régimen.

Al gobierno cubano no le gusta mucho la especulación sobre la salud de Fidel, pero la información que da acerca del tema es escasa o nula, lo que deja un vacío que se rellena con la imparable fábrica cubana de rumores.

Nunca se ha confirmado su enfermedad -supuestamente, diverticulitis- porque la salud de Fidel es un secreto de Estado.

Además, los temores de los cubanos se amplifican estos días porque se enfrentan a un reguero de incógnitas inédito desde la revolución que puso a Fidel en el poder, en 1959, entre ellas una gran reforma gubernamental para reducir el tamaño del ejecutivo.

Al tiempo que Fidel desaparece de escena, se avecina un cambio generacional, pues su hermano, el presidente Raúl Castro, tiene 81 años y sus dos vicepresidentes también son octogenarios.

El gobierno también está inmerso en una serie de reformas de la economía de estilo soviético, lanzadas con la esperanza de asegurar la pervivencia del comunismo una vez que los revolucionarios de la vieja guardia -conocidos como los ‘históricos’- se hayan ido.

Incertidumbre

El objetivo es aumentar la productividad y prosperidad, pero los cambios incluyen planes para recortar un millón de nóminas pagadas por el estado y reducir subsidios como la ración universal de comida, lo que inquieta a los cubanos.

Todo ello se produce además en medio de la incertidumbre sobre el futuro del principal aliado y benefactor de la isla, el presidente venezolano Hugo Chávez. El líder bolivariano está luchando contra el cáncer y el próximo octubre se enfrentará a elecciones presidenciales, en las que aspira a la relección.

Chávez proporciona a la isla apoyo político y económico, incluyendo la mayoría del petróleo que consume Cuba en un acuerdo que los cubanos temen que no sobreviva si no lo hace Chávez.

En momentos críticos, ha aparecido ocasionalmente para como una presencia ‘tranquilizadora’ para los cubanos a los que les gustaría que Fidel todavía estuviese al mando. “La gente de Cuba es Fidelista”, aseguraba la profesora Leon.

El gobierno cubano ha utilizado los medios estatales en ocasiones para intentar mostrar que, pese a sus achaques, Fidel todavía goza de buena salud.

Cuando Fidel Castro hizo una inesperada visita al papa Benedicto XVI en la embajada vaticana de La Habana, durante el viaje del Sumo Pontífice a la isla el pasado marzo, los observadores dijeron que el antiguo líder necesitaba ayuda para caminar y estaba muy encorvado.

Fuente: el mundo

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ