BANCO NACIONAL DE PANAMA
Noticias

La desgarradora historia de las esclavas sexuales del Japón durante la Segunda Guerra

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Lee Young Su, de 87 años se reunió con el Papa Francisco durante su última jornada en Seúl, cuenta que

‘jamás perdonará a Japón’ por convertirla de niña a una esclava sexual de sus tropas durante la Segunda Guerra Mundial. El Papa recordó la desdicha de las ‘mujeres del consuelo’, unas 200.000 jóvenes prisioneras coreanas, chinas, filipinas, taiwanesas i indonesias utilizadas en los burdeles que regentaba el ejército imperial nipón para elevar la moral de sus soldados.kangIlchunyleeyounge

Lee Youn nació en Daegu en 1929 y fue raptada mientras dormía de su casa con solo 15 años, la anciana espera que el Pontífice les ayude a que Japón reconozca estos hechos. Me daban palizas y me torturan con descargas eléctricas al resistirme, recuerda que la obligaban a satisfacer a varios hombres al día, paso allí los dos últimos años de guerra hasta que los japonés se rindieron en 1945 y regreso a Corea del Sur. Al regresar a su casa su madre la repudio le dijo que estaba maldita, no pudo casarse, sobrevivió con la ayuda de la iglesia católica. Desde 1996 un asilo atiende a una decena.

Kang Il Chun fue raptada tras volver del colegio, soldados la vieron sola en casa y la llevaron a China, a sus 13 años, por ser tan pequeña solo debía satisfacer a cuatro o cinco hombres al día, pero otras chicas mayores eran violadas a todas horas, recuerda Chun a una niña de doce años que murió de tantos abusos.

Al terminar la guerra sin recursos se quedó en China no pudo regresar a Corea dividida entre el Norte comunista y el Sur capitalista, fue acogida por unos coreanos empezó a trabajar como enfermera a los 18 años, se casó con un chino, quien tuvo tres hijos. En el 2000 regreso a Corea con un programa de repatriación gubernamental. Pero la anciana también insiste en que ‘jamás perdonará a los japoneses’.

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario