BANCO NACIONAL DE PANAMA
Escenas del Espectáculo Noticias

Carta de Yordano Di Marzo

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

El pasado 5 de febrero, después de dos semanas de exámenes médicos, me fue diagnosticado un síndrome mielodisplásico, una afección que se produce cuando la médula ósea no genera suficientes células sanguíneas sanas, lo

yodarnodimarzocancercual causa problemas serios de infección y sangramiento, necesidad de transfusión y, en los casos más complejos, puede transformarse en leucemia.

Actualmente me encuentro haciendo el protocolo médico para un trasplante de médula y ya culminé la mitad de mi quimioterapia, que he estado recibiendo en Caracas. Como cualquier venezolano, he enfrentado serias dificultades para conseguir medicinas, pero he contado con la ayuda de amistades que viven fuera del país y de donantes, con quienes estaré eternamente agradecido. Junto a mi esposa, Yuri Bastidas, pretendo crear una fundación, cuyo objetivo sea divulgar información y contribuir, a través de conciertos anuales, con unidades oncológicas del sector público.

A pesar de que el tratamiento me mantuvo separado de los escenarios, no he dejado de componer. El diagnóstico coincidió con el clima de conflictividad que envolvió nuestro país entre febrero y mayo, situación que me impulsó a difundir tres abrebocas de lo que será mi próximo álbum –“Manifiesto”, “Quiero vivir” y “Un gran adiós”-, en los que extiendo mi apoyo al movimiento estudiantil y muestro algunas reflexiones sobre la preocupante situación política y social que vive Venezuela actualmente.

Esta semana viajé a Estados Unidos, donde ofreceré conciertos en Tampa (29 de agosto) y Miami Beach (30 de agosto); y luego iré a Nueva York a presentar mi show unipersonal Solo y de cerca. El 24 y 25 de octubre tocaré en el Teatro de Chacao, donde celebraré los 30 años de aquel álbum que lleva mi nombre y al que muchos se refieren como el “disco negro” por su carátula. Fue una obra importantísima para mí porque, gracias a canciones como “Manantial de corazón”, “Aquel lugar secreto” y “Chatarra de amor”, me acercó a un público con el que he estado en contacto durante tres décadas.

Mi vida ha dado un giro en este 2014, pero sigo con ganas de escribir canciones y cantarlas. Tengo mucha fe en que pronto estaré completamente recuperado. Seguiré trabajando en mi música, dándole voz a aquellos que desafortunadamente no la tienen y luchando por mi país, Venezuela.

Quisiera aprovechar para agradecer a mis hijas y a mis amigos, que me han estado conmigo en todo momento. También, para dar las gracias al equipo que me ha atendido en el Centro Médico Docente La Trinidad y en su banco de sangre, a las unidades de oncología del Domingo Luciani y de la Universidad Central de Venezuela y a Bolivia Bocaranda (SenosAyuda), que tanto apoyo me han dado.

Por un tiempo, no daré declaraciones sobre mi estado de salud. Espero que puedan comprender los motivos.

Agradecido por sus oraciones y buenos deseos,

Yordano

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario