BANCO NACIONAL DE PANAMA
Noticias

Puntos tratados por Papa ante el Congreso de EE.UU. migrantes, pena de muerte, diálogo y la familia

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

En su visita a EE.UU. el Papa Francisco defendió la dignidad de los refugiados y migrantes, en un histórico discurso ante el Congreso de Estados Unidos en el cual llamó a abolir la pena de muerte, a combatir la pobreza, las nuevas esclavitudes y toda forma de fundamentalismo.

El pontífice aludió tanto a la crisis de migrantes en Europa como a la inmigración latinoamericana a Estados Unidos y pidió a los legisladores que “respondan de una manera siempre humanitaria, justa y fraternal”.

“En este continente también miles de personas son conducidas hacia el norte en busca de una vida mejor para ellos y para sus seres queridos, en busca de oportunidades mayores. ¿No es esto lo que queremos también para nuestros propios niños?”, cuestionó Francisco, hablando en inglés.

“Tratemos a los otros con la misma pasión y la compasión con la cual queremos ser tratados. Busquemos para los otros las mismas posibilidades que buscamos para nosotros. Tratemos de ayudar a los otros a crecer, como nos gustaría ser ayudados nosotros mismos”, señaló.

Por primera vez en la historia un Papa tomó la palabra ante la sesión conjunta del Congreso de Estados Unidos, gracias a la invitación del presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.

Tras un breve encuentro privado entre los dos, el presidente acompañó al Papa hasta el hemiciclo donde se anunció su ingreso.
Jorge Mario Bergoglio fue acompañado ante un podio ante el cual se dispusieron el presidente del Senado, el secretario de Estado, el jefe de la oposición y los jueces de la Suprema Corte de Justicia.

En su largo discurso, pronunciado pausadamente y en inglés, el líder católico indicó que la responsabilidad de los miembros del Congreso es permitir el crecimiento del país, así como defender y preservar la dignidad de los ciudadanos hacia el bien común.

Citó a cuatro grandes personajes que representan los valores fundamentales de los estadounidenses y cuyo espíritu puede sobrevivir a las crisis, las tensiones y los conflictos: Abraham Lincoln, Martin Luther King, Dorothy Day y Thomas Merton.

Advirtió que la responsabilidad de todos es “proteger y defender la vida humana en cada etapa de su desarrollo”.

“Sabemos que ninguna religión es inmune a las formas de desilusión individual o extremismos ideológicos. Esto quiere decir que debemos estar especialmente atentos a todo tipo de fundamentalismo, que sea religioso o de otro tipo”, constató.

Sostuvo que se requiere un “delicado balance” para combatir la violencia perpetrada en nombre de la religión, de la ideología o de un sistema económico, y salvaguardar la libertad religiosa, intelectual e individual.

Se pronunció por una abolición global de la pena de muerte y, al respecto, estableció: “Estoy convencido que este camino es el mejor, porque toda vida es sagrada, toda persona humana tiene una dignidad inalienable, y la sociedad solo se puede beneficiarse de la rehabilitación de los convictos”.

Urgió a aplicar “acciones y estrategias valientes” encaminadas a implementar una “cultura del cuidado” del medio ambiente, e integrar una visión de combate a la pobreza, restablecimiento de la dignidad de los excluidos y, al mismo tiempo, de protección a la naturaleza.

“En esta perspectiva de diálogo, quiero reconocer los esfuerzos realizados en estos meses para ayudar a superar las diferencias históricas vinculadas a dolorosos episodios del pasado. Esto es mi deber construir puentes y ayudar a todos los hombres y mujeres, de cualquier modo posible, a hacer lo mismo”, señaló refiriéndose al deshielo con Cuba.

Dijo que no puede ocultar su preocupación por la familia, institución que consideró amenazada “como nunca antes” y lamentó que las relaciones fundamentales están siendo puestas en duda, entre ellas la base misma de matrimonio y la familia.

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario