BANCO NACIONAL DE PANAMA
Artículos

Ranking a nivel global de la violencia de género en América Latina

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

‘Ni una menos’, clamaban en América Latina hace apenas un año en manifestaciones pacíficas contra la violencia de género. Pero este 25 de noviembre, ‘Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer’, son 1.678 las víctimas de la región que no podrán salir a la calle para reclamar sus derechos, para decir que no quieren que haya “ni una menos” entre ellas.

 La violencia de género es una lacra que afecta a todos los países del mundo. Especialmente al continente americano, donde se encuentran siete de los diez países con las tasas más altas de feminicidios a nivel mundial. En dichos estados, “la proporción de mujeres asesinadas fuera de la esfera privada es mayor que en otros lugares”, tal y como denuncia el ‘Informe de Carga Global de Violencia Armada’, elaborado por la Declaración de Ginebra.

El ranking a nivel global lo encabeza El Salvador, donde 14 de cada 100.000 mujeres son asesinadas por razones de género. Su vecino Honduras le sigue muy de cerca, con una tasa de 11 muertes por feminicidio.

Entre los primeros puestos también se encuentran Guatemala (4º), Bahamas (5º), Belice (8º), Venezuela (9º) y Colombia (10º).

Estas alarmantes cifras aumentan cuando se trata de agresiones físicas y/o sexuales. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el 35% de las mujeres y niñas sufren alguna forma de violencia a lo largo de sus vidas, lo que equivale a que una de cada tres ha sufrido maltrato físico o sexual, principalmente en manos de su compañero sentimental.

Este tipo de violencia, según advirtió la investigadora chilena y coordinadora del Centro de estudios de la mujer de la Universidad Central de Venezuela, Magdalena Valdivieso, en declaraciones a ‘El Colombiano’, es una violencia patriarcal general y se está extendiendo por toda América Latina y el Caribe.

Derechos que deben recuperarse “a través de políticas públicas eficientes y de un cambio cultural que tendría que ser empujado por todos”, no únicamente por las mujeres.

“Tiene que ver con el porqué un hombre, en términos de machismo, se siente con capacidad de agredir a una mujer”, concluye Valdivieso.

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario