BANCO NACIONAL DE PANAMA
Noticias

Nos enfrentamos a la mayor crisis de migración de nuestro tiempo

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

El desplazamiento forzado global ha aumentado en 2015. Al término del año había 65,3 millones de personas desplazadas de manera forzosa en todo el mundo a consecuencia de la persecución, conflictos, violencia generalizada o violaciones de Derechos Humanos.

Nos enfrentamos a la mayor crisis de refugiados y desplazamiento de nuestro tiempo. Y sobre todo, esta no es solamente una crisis de números, es también una crisis de solidaridad”, en palabras del Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki Moon y recogidas en el informe ‘Tendencias Globales’ de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Más de la mitad de los refugiados del mundo procedía de tres países: la República Árabe Siria, Afganistán y Somalia y se dirigen especialmente a Turquía, Pakistán y Líbano. Por segundo año consecutivo, Turquía alberga al mayor número de refugiados en el mundo, con 2,5 millones de personas.

Aunque gran parte de la atención internacional ha estado centrada en los refugiados que llegan a Europa, durante el año 2015 se desató otra crisis de protección en América Central que ha afectado a la región inmediata y a Norteamérica.

El aumento de violencia en países como El Salvador, Guatemala y Honduras obligó a miles de personas a abandonar sus casas durante el último año, principalmente hacia México y Estados Unidos. Solo en tres años, los solicitantes de asilo de estos tres países de América Central paso de 20.900 a 109.800, es decir, la cifra se ha quintuplicado.

Por otro lado, Venezuela y Ecuador son dos países de interés para ACNUR por incluir personas en situación similar a la de los refugiados.    Colombia recuperó su puesto como primer país del mundo en población de desplazados internos a finales de 2015, a razón de la guerra entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Así pues, el número total
de desplazados en este país se elevó a 6,9 millones, frente a los 6 millones del año anterior. Además, pocos volvieron a su residencia habitual.

Cada vez hay más personas desplazadas por la guerra y la persecución, lo que de por sí ya es preocupante, pero los factores que provocan el sufrimiento de los refugiados también se están multiplicando”, explicó en el informe el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.

Muchos refugiados no pueden volver a casa debido a que el conflicto, la guerra y persecución continúan, por lo que el objetivo de ACNUR es reasentar refugiados en un tercer país que ha accedido a admitirlos y concederles en última instancia la residencia permanente. En el caso de América Latina, la región tiene una antigua y generosa tradición para brindar asilo y protección a quienes lo necesitan, visible en buenas prácticas legislativas como en lo referente al acceso de documentación e identificación, leyes de no discriminación o empleo.

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario