BANCO NACIONAL DE PANAMA
Artículos Noticias

15 años del golpe de Estado que intentó derrocar a Chávez de la presidencia de Venezuela

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Este martes se cumplen 15 años de la gran marcha de la oposición venezolana que enfrentó a civiles y a la Guardia Nacional, y que culminó con el golpe de Estado que intentó derrocar al presidente de Venezuela en aquel entonces, Hugo Chávez.

Chávez permaneció 48 horas fuera del poder, un hecho que abrió la puerta a una profunda división en el país. “Estaba casi muerto en manos de la burguesía”, expresó recordando el hecho el expresidente, ya difunto, tras el golpe al bolivarianismo el 11 de abril de 2002.

El intento por derrocar a Chávez dio comienzo con una marcha entre los sectores caraqueños de Parque del Este y Petróleos de Venezuela (PDVSA) que finalmente fue desviada hacia el Palacio de Miraflores, donde permanecían congregados los simpatizantes ‘chavistas’.

La oposición llegó al Palacio de Gobierno, lo que provocó altercados y causó varias muertes entre ambos bandos. Si bien todavía se discute quién continuó el tiroteo esa misma tarde, la madrugada del día siguiente el Alto Mando Militar pidió la renuncia de Chávez. Inmediatamente, el 12 de abril militares adversos al presidente ejecutaron un intento de golpe de Estado que posicionó en la Presidencia al dirigente de Fedecámaras, Pedro Carmona Estanga.

Ese mismo día, aunque su mandato como presidente de facto solo duró 47 horas, Carmona disolvió todos los poderes públicos: el Tribunal Supremo de Justicia, la Fiscalía General de la República, la Defensoría del Pueblo, el Consejo Nacional Electoral, la Asamblea Nacional y la Contraloría General de la República. Su primer decreto consistió en la derogación de la Constitución de 1999 y las 49 leyes habilitantes decretadas por Chávez.

Aunque aparentemente el mandatario bolivariano había renunciado, durante la madrugada del 13 de abril, Chávez escribió una nota en la que detallaba que no había renunciado “al poder legítimo que el pueblo me dio”.

Tras fuertes protestas por parte de los simpatizantes chavistas, además de presiones internacionales y del no reconocimiento a Carmona, los militares leales al Gobierno retomaron el poder. De esta forma Chávez reasumió la Presidencia en la madrugada del 14 de abril de 2002, después de ser liberado de la prisión militar en la Isla La Orchilla.

Ante esta situación, la oposición argumentó fervientemente que lo ocurrido no fue un golpe de Estado, sino un “vacío de poder”, originado por la declaración del Alto Mando Militar, por la supuesta renuncia de Chávez, de su vicepresidente, Diosdado Cabello y por el descontento público de algunos oficiales a la autoridad de Chávez.

No obstante, Chávez y sus seguidores lo consideraron un “golpe mediático”, argumentando que los medios privados de comunicación venezolanos tuvieron gran parte de responsabilidad en el intento de derrocamiento al bolivarianismo.

Los ‘chavistas’ aseguraron que los medios privados autocensuraron información comprometida con los golpistas e incluso destacaron que los leales a Chávez fueron los principales promotores. Asimismo, los seguidores del mandatario bolivariano mencionaron que fue un “golpe empresarial”, pues el efímero presidente Carmona no solo era empresario, sino que era el presidente de Fedecámaras, la principal organización patronal.

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario