BANCO NACIONAL DE PANAMA
Artículos Noticias

Panamá establece relaciones diplomáticas China y las corta con Taiwán

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Solo seis meses después de asegurar que no habría cambios en su política exterior, Panamá ha roto sus relaciones diplomáticas con Taiwán para establecerlas con China. En un discurso televisado, así lo anunció este lunes por la noche el presidente panameño, Juan Carlos Varela, argumentando que era «el camino correcto para nuestro país».

El autoritario régimen de Pekín se apunta así una victoria en su intento por aislar internacionalmente a Taiwán, la isla que permanece separada de China desde el fin de la guerra civil en 1949 y cuya soberanía reclama. Aunque Taiwán es un país independiente «de facto» con su propio Gobierno elegido democráticamente y su Ejército, no está presente en la ONU y solo lo reconocen ya 20 pequeños países tras el abandono de Panamá.

«El Gobierno de la República de Panamá corta sus relaciones diplomáticas con Taiwán desde hoy y promete no tener más lazos ni intercambios oficiales», estipuló un comunicado emitido por el país centroamericano. En el mismo, el Ejecutivo panameño «reconoce que no hay más que una China en el mundo» y que el régimen de Pekín es el «único gobierno legal que la representa», mientras que «Taiwán es una parte inalienable del territorio de China».

En Pekín, el ministro chino de Exteriores, Wang Yi, recibió este martes a su homóloga de Panamá, Isabel de Saint Malo, para inaugurar sus lazos diplomáticos. «Este es un momento histórico, las relaciones entre China y Panamá han abierto un nuevo capítulo», se congratuló Wang, según informa la agencia France Presse. Por su parte, De Saint Malo explicó que el presidente Varela ya se había planteado hace diez años cambiar sus relaciones diplomáticas por China y confió en que esta decisión sirva para fomentar el comercio, la inversión, el turismo y, sobre todo «la exportación de más productos panameños».

Como era de esperar, la medida ha sentado como un tiro en Taiwán, que no ha tardado en mostrar su pesar y enfado por esta ruptura de lazos diplomáticos. «Nuestro Gobierno expresa sus serias objeciones y fuerte condena contra China por incitar a Panamá a cortar relaciones con nosotros, restringiendo nuestro espacio internacional y ofendiendo a nuestro pueblo», criticó el ministro de Exteriores taiwanés, David Lee. Tal y como informa la agencia Reuters, Taipéi cancelará inmediatamente su ayuda y cooperación con Panamá, de donde evacuará al personal de su embajada. En una declaración oficial, el Ministerio de Exteriores de Taiwán reprochó al presidente Varela haberse «rendido a las autoridades de Pekín por motivos económicos» y le acusó de haber mentido. En diciembre, Panamá descartaba un cambio de relaciones diplomáticas, pero al final ha acabado imponiéndose la fuerza económica del gigante chino. Consciente de no poder hacerle frente, Taipéi dejó claro que no se enzarzaría con Pekín en una competición de «diplomacia del dinero».

Aunque Panamá era uno de los aliados más antiguos de Taiwán, en realidad era solo cuestión de tiempo que lo abandonara porque China tiene cada vez más intereses económicos en Latinoamérica. Sus barcos son ya los segundos clientes del Canal tras los estadounidenses y, además, Pekín anunció la semana pasada que va construir un puerto de contenedores, con instalaciones para gas natural, en la provincia de Colón, al norte del país.

Este cambio de relaciones diplomáticas es el segundo que sufre Taiwán desde que su nueva presidenta, Tsai Ing-wen, subió al poder en mayo del año pasado. En diciembre, el pequeño archipiélago africano de Santo Tomé y Príncipe también cortó sus lazos con Taipéi para reconocer a China. Debido al mensaje soberanista de la presidenta Tsai, el régimen de Pekín ha interrumpido el acercamiento que hubo con su antecesor del Kuomintang (KMT), Ma Ying-jeou, y está tratando de aislarla.

Tras la derrota del Gobierno nacionalista del KMT en la guerra civil, el Generalísimo Chiang Kai-shek se refugió en la isla de Taiwán huyendo del revolucionario comunista Mao Zedong, quien fundó la República Popular China el 1 de octubre de 1949. Al otro lado del Estrecho de Formosa, el KMT establecía en Taiwán la República de China como una continuación del Estado que había en el continente. Aunque Taiwán estaba presente entonces en la ONU y era reconocida por las potencias occidentales, el auge de China como potencia nuclear a partir de los años 70 acabó desplazándola de las Naciones Unidas y la mayoría de los países empezaron a cambiar sus lazos diplomáticos por Pekín.

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregra Comentario

Click aqui para publicar un comentario