BANCO NACIONAL DE PANAMA
Club de Cinéfilos

Johnny Depp ahogado en problemas de dinero

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Que Johnny Depp tenga problemas de dinero puede sonar a chiste. El actor no se pone a tintinear los abalorios del capitán Jack Sparrow en la saga «Piratas del Caribe» por menos de veinte millones de dólares. El porcentaje de la recaudación que le corresponde y otros bonus acaban disparando su compensación hasta los 40 o 50 millones de dólares. Algo similar ingresa por grandes producciones como «Alicia en el país de las maravillas», su secuela o «Mortdecai».

Pero no hay botín suficiente cuando uno se entrega con dedicación a la vida pirata. Depp lleva años ahogado por problemas financieros, que, a pesar de sus ingresos entre los más altos de Hollywood, todavía no ha podido sacudirse. Lo demuestra que acaba de vender una de sus propiedades otra más en Los Ángeles. Se trata de un apartamento en el edificio Eastern Columbia de la ciudad californiana, una torre estilo art-deco de los años 30 reconvertida en residencias de lujo.

El actor, de 54 años, poseía cinco apartamentos en el complejo, uno de los cuales era su residencia habitual mientras pasaba tiempo en Los Ángeles. La asfixia financiera le ha llevado a desprenderse de cuatro de ellos. El último en vender lo ha hecho por 1,82 millones de dólares, muy por debajo de los 2,47 millones de su precio inicial, lo que da una pista de que Depp necesita el dinero. Es un apartamento de tres habitaciones y dos baños, de estilo industrial, con techos muy altos y ventanales con vistas a la ciudad y a las montañas, y una parte elevada en forma de loft.

La quinta vivienda que queda por vender, decorada con un mural de Os Gêmeos -dos gemelos grafiteros brasileños, está en el mercado por 1,79 millones de dólares. Depp no era consciente de sus cuitas monetarias hasta una tarde templada de octubre de 2012, cuando recibió la visita de Jake Bloom y Joel Mandel, su abogado y su contable. El mensaje que le traían era claro, según ha relatado «The Hollywood Reporter»: el actor no tenía dinero disponible ni para pagar los dos millones de dólares mensuales en facturas. Puede que la noticia le sorprendiera a Depp, que para entonces se había hinchado a ganar millones con la saga de «Piratas del Caribe» y otras películas. Según Mandel, en los trece años que trabajó con el actor, sus ingresos fueron más allá de los 650 millones de dólares.

Pero nadie mejor que Bloom y Mandel sabían del despilfarro de la estrella: la manutención de las 14 propiedades adquiridas por todo el mundo, incluida un castillo con finca en el Sur de Francia, cerca de St. Tropez y un mini archipiélago de tres islas en las Bahamas; los 350.000 dólares al mes que requería su yate; los 3,6 millones de dólares en salarios que ingresaban cada año su ejército de asistentes y empleados, un total de cuarenta personas; los cientos de miles de dólares que se gastaba en arte, una de sus pasiones; los millones que ha derivado a su ex pareja, Vanessa Paradis, y los hijos con ella -Lily-Rose y Jack-, incluida una vivienda de 4,5 millones de dólares; o los 30.000 dólares que despachaba al mes en vino.

Otros gastos pertenecen al capítulo de lo excéntrico, como los 5,35 millones que dedicó al funeral de su amigo Hunter S. Thompson. Sufragó el lanzamiento de sus cenizas desde un cañón situado en una torre de 50 metros de altura. Al parecer, sus asistentes había advertido muchas veces a Depp de los excesos financieros, pero el actor no quería escucharlo. Aquel día se dio de bruces con una situación límite: necesitaba vender activos, y rápido. Tuvo que desprenderse de «Amphitrite», un yate clásico, por el que pagó diez millones de dólares -y otros ocho millones en su renovación.

Aquella reunión fue el comienzo del deterioro de la relación entre Depp y Mandel, que en su día fueron íntimos. En 2016, el actor acabó enfrentándose en los tribunales a su contable, al que acusaba de fraude y mala gestión, por lo que pedía una compensación de 25 millones de dólares. Los problemas personales de Depp no ayudaron en sus problemas de dinero: el tormentoso matrimonio con Amber Heard acabó con un divorcio de siete millones de dólares y un deterioro de su imagen pública. De momento, la vida pirata es lo que también le salva: la quinta entrega de la saga, estrenada en mayo, es la sexta película más taquillera del año en todo el mundo.

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ