BANCO NACIONAL DE PANAMA
Escenas del Espectáculo

Salen del anonimato los hijos Julio Iglesias y Miranda

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Siete años han pasado desde que el cantante Julio Iglesias (73) y la modelo holandesa Miranda Rijnsburger (51) se dieran el «sí quiero» en la parroquia Virgen del Carmen en Marbella, tras veinte años de convivencia y cinco hijos en común, que ahora empiezan a cobrar protagonismo en los medios a medida que encaminan su futuro profesional. Los cinco vástagos del matrimonio siempre han permanecido en un discreto lugar, alejados de los objetivos de los paparazis. Miguel Alejandro (19), Rodrigo (18), las gemelas Victoria y Cristina (16), y Guillermo (10) han disfrutado desde su nacimiento de un gran anonimato, llegando con cuentagotas las informaciones acerca de ellos. Nada que ver con la exposición mediática a la que estuvieron sometidos sus propios hermanos Chábeli (45), Julio José Jr. (44) y Enrique (42), fruto del primer enlace del artista con Isabel Preysler (66). En aquella época, su padre se encontraba en un momento cúspide de su carrera profesional, por lo que era muy difícil mantenerlos al margen de los focos y las portadas de revistas.

De un tiempo a esta parte, los hermanos Iglesias Rijnsburger se han ido abriendo paso. Es el caso de Victoria y Cristina, cuyas vidas han sido una incógnita hasta ahora. A finales del pasado mes de julio, era su propio padre el que presentaba las cuentas de sus hijas en Instagram con una nostálgica fotografía de cuando eran pequeñas. «Sigan a mis niñas», rezaba la leyenda que el intérprete escribió junto a ella. Y eso fue lo que pasó. Desde entonces, una legión de fans en continuo crecimiento rondan los 30.000 seguidores cada una examina al detalle cada fotografía que publican y, aunque son menores de edad, están en el punto de mira de la prensa y de la industria de la moda.

Las dos adolescentes de la familia han expresado su deseo de convertirse en modelos siguiendo el ejemplo de su madre; así como hacerse un hueco en el mundo de la moda para llegar a convertirse algún día en sus ídolos, entre los que destacan Gisele Bündchen, Kaia Gerber, Gigi y Bella Hadid o las Kardashian.

Respecto a su educación, tanto ellas como sus tres hermanos recibieron clases durante toda su vida escolar en los domicilios que el artista posee en Miami y Punta Cana, donde el matrimonio estableció su residencia. Precisamente, el hecho de no haber asistido al colegio les permitió escapar de los flashes. Una profesora de inglés se encargaba de enseñarles los contenidos y, solo a final de curso, tenían que acudir a un centro de estudios a examinarse para poder comprobar que cumplían con el nivel exigido.

En el año 2013, el cantante y la modelo holandesa convinieron que había llegado el momento de que sus hijos se relacionaran con otros compañeros. De esta manera, comenzaron sus estudios en el Miami Country Day School, situado en una de las zonas más lujosas de la ciudad, rodeado de un campo de golf privado. Este centro abrió sus puertas en 1938 y, a día de hoy, es uno de los colegios más prestigiosos y con más categoría del lugar.

Rodrigo Iglesias

El mayor de los hermanos Iglesias Rijnsburger, Miguel Alejandro, estudia Finanzas y está más interesado por los negocios que por la música. Tal y como explicó su hermano Julio José Jr. en una entrevista en el programa televisivo «Sálvame Deluxe», es el pequeño Rodrigo quien quiere dedicarse al mundo de la música y no el primogénito, como apuntaban las primeras versiones. Así ponía fin a los rumores que afirmaban que quería ser cantante como su padre y sus hermanos, Enrique y Julio José Jr.

Rodrigo, el segundo hijo de la cantante y la modelo holandesa, alcanzó la mayoría de edad en abril de este año. Gran amante del surf, siempre ha sentido pasión por la interpretación musical. El joven, quien tiene especial predilección por la guitarra eléctrica, explicó a «¡Hola!», la revista de cabecera de la familia Iglesias, que su sueño es «llegar a ser un artista como su padre y su hermano» y que le encantaría «dedicarse toda su vida a la música».

Posibilidades no le faltarán en Miami, donde se encuentran las productoras internacionales más importantes y donde triunfan Julio y Enrique Iglesias. Su padre es uno de los artistas latinos que más éxitos ha cosechado. Ha vendido más de 350 millones de copias en catorce idiomas distintos, además de haber conseguido más de 2.600 discos de oro y platino. El pequeño Guillermo lleva el nombre de su abuelo materno y en palabras de su padre es «un regalo grande» que la vida les ha dado a su mujer y a él.

A pesar de haber tenido tres vidas diferentes, la relación entre los hermanos Iglesias Rijnsburger y los vástagos que tuvo el cantante con Preysler «es muy buena», tal y como desveló el propio Julio José Jr. ante las cámaras de televisión.

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ