BANCO NACIONAL DE PANAMA
La Revista - Lo Nuevo

El Chapo Guzmán está paranoico y pierde la memoria

LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Los dos años que Joaquín ‘Chapo’ Guzmán lleva en la cárcel parece que comienzan a pasarle factura a nivel físico y psicológico. La recaptura del narcotraficante más buscando del mundo y su posterior extradición a Estados Unidos lo han condenado a una vida de soledad y silencio.

Un artículo publicado por el diario español ‘El País’ asegura que, mientras espera el juicio sobre su condena, el ‘Chapo’ permanece 23 horas diarias aislado en una celda con la luz constantemente encendida. Con un váter, una ducha y un ventanuco que casi no permite distinguir la noche y el día, la única distracción del preso es una hora de bicicleta estática al día.

“Está mal”, asegura al citado diaria su defensa, Eduardo Balarezo. “No está incapacitado, pero está perdiendo la memoria y está poniéndose paranoico. Repite mucho las cosas y se le olvida todo enseguida. A veces hablamos algo y a los 15 minutos se le ha olvidado”, dice sobre su cliente, de actualmente 63 años.

 La situación del ‘Chapo’, dice su abogado, “afecta a la manera de trabajar porque tenemos un cliente que no sabe decir si paso algo, cómo fue o cuándo pasó”. Su juicio, que ha sido pospuesto del mes de abril al mes de septiembre bajo el alegato de la imposibilidad de revisar el material a tiempo, presenta entonces una complicación mayor: “no solo se trata de las condiciones a las que lo tienen a él sometido sino bajo las que tenemos que trabajar nosotros”, dice a ‘El País’.

“Estamos dos personas apretadas en una sala de 1’5 x 1’5 metros, no hay una mesa para poner documentos, escribir o poner la computadora. Es ridículo. Tengo que tener la tableta en las piernas para poder anotar algo y verlo por una reja y una ventanilla. Intentamos hablar bien bajo para que no escuchen todo los policías”, ha indicado su abogado.

Además, indica que tiene prohibido mandar mensajes al exterior a través de terceros, lo cual dificulta la recolección de pruebas. Sin embargo, para el Gobierno de Estados Unidos se trata de medidas requeridas ya que el detenido se ha fugado hasta en dos ocasiones de una cárcel de máxima seguridad en México.

Eduardo Balarezo, de origen ecuatoriano, defiende al ‘Chapo’ en un juicio imposible de ganar y asume la posibilidad de no ser pagado, puesto que podrían bloquear sus honorarios por proceder del narcotráfico, asegura el citado diario.

Asimismo, asegura no tener conflictos éticos respecto a la defensa del ‘Chapo’: “No, absolutamente no. Cualquier persona tiene derechos y deben protegerse. He visto suficientes abusos de la fiscalía que me permiten saber que el gobierno a veces juega sucio y no es justo que a una persona la atraquen así”.

Comparte..
LA ESQUINA DE MANUEL NUÑEZ

Agregar Comentario

Click aqui para publicar un comentario