Connect with us

Espectaculos

La 91 edición de los Oscar podría celebrarse sin presentador

Published

on

Tras la renuncia de Kevin Hart como anfitrión de la 91º ceremonia de los Premios Oscar por unos tuits homófobos que publicó hace años, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas baraja no contar con ningún presentador durante la gala.

La Academia está considerando que la ceremonia, que se celebrará el próximo 24 de febrero, sea conducida por «un montón de famosos, algo al estilo Saturday Night Live, con gente de moda», según señalaron fuentes que prefieren mantener el anonimato a «Variety». La junta de directivos de la Academia, que también está considerando «un monólogo de grupo», se reunirá hoy martes 11 de diciembre para barajar sus opciones y tomar una decisión.

Si bien la mayoría de las ceremonias de los Oscar han sido presentadas por una sola persona, esta no sería la primera vez en sus 90 años de historia que un grupo de estrellas se encarga de conducir la gala. Desde 1956 a 1987, los Oscars fueron presentados por un grupo. Estos «equipos de estrellas» estaban compuestos por antiguos presentadores, actores, cómicos, artistas de otros ramos… El ejemplo más claro fue la ceremonia número 47, en la que compartieron escenario Sammy Davis Jr., Bob Hope, Shirley MacLaine y Frank Sinatra. También hubo reuniones extrañas, como la de Liza Minnelli, Dudley Moore, Richard Pryor y Walter Matthau en la 55º gala de los Oscar.

La audiencia en Estados Unidos de la pasada edición de la gala de los Oscar cayó un 19 % con respecto al año pasado hasta situarse en 26,5 millones de telespectadores, el peor dato en la historia para la retransmisión televisiva de estos galardones de cine. Era la primera vez que la gala televisada, que duró cerca de cuatro horas, congregaba a menos de 30 millones de personas en EE.UU.

Hasta ahora, el récord de la gala menos vista lo tenía la edición de 2008, que contó con Jon Stewart como maestro de ceremonias y que reunió a 31,8 millones de espectadores. La reivindicación feminista del #Time’sUp y el #MeToo no ha congregado a los telespectadores estadounidenses. Tampoco la cuarta victoria de un mexicano en la categoría de mejor dirección ha parecido entusiasmar al potencial público de los Oscar.

El desastre de la ceremonia de 2018 lo presentó el comediante Jimmy Kimmel. Para reflotar la audiencia este 2019, la Academia de Hollywood había pensado en Kevin Hart, pero tras su renuncia la gala se enfrenta a una nueva pérdida de espectadores.

Hart renunció a presentar la ceremonia el pasado jueves 6 de diciembre, un día después de que anunciara su participación. La decisión fue tomada después de que salieran a la luz unos tuits ofensivos hacia la comunidad LGTB. «He decidido renunciar a presentar los Oscar este año», escribió el comediante en Twitter después de que se negara a disculparse por sus chistes homófobos.

«No quiero ser una distracción en una noche en la que se debería celebrar el increíble talento de tantos artistas», anunció el actor de comedias como Escuela para fracasados o Jumanji: Bienvenidos a la jungla. «Mis más sinceras disculpas a la comunidad LGBT por mis insensibles palabras en el pasado», dijo finalmente.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espectaculos

Las teorías que rodean la muerte de Michael Jackson

Published

on

Es curioso que las muerte de los dos reyes, el del rock y el del pop, estén rodeadas de tanto misterio. Elvis, se dice, falleció por una sobredosis de barbitúricos. Pero el primer periodista que vio su cuerpo sin vida es uno de los principales responsables de alimentar las teorías de la conspiración (declaró que no podía asegurar que el cadáver que vio correspondiese realmente al de Presley).

Treinta y dos años después, la defunción de Michael Jackson también provocó cientos de especulaciones. Y a día de hoy, cuando ya se cumplen diez años de su muerte, no son pocos los que creen que la verdad del caso, o al menos toda la verdad, nunca saldrá a la luz.

En las semanas previas a su deceso, Michael Jackson había estado ensayando para el nuevo espectáculo que iba a estrenar el 13 de julio de ese año en el O2 Arena de Londres, «This is it». Pero el 25 de junio, su médico personal, Conrad Murray, lo encontró agonizando (apenas tenía un atisbo de pulso cardíaco) en su casa de North Carolwood Drive (Los Ángeles, California). Le practicó la reanimación cardio-pulmonar, pero fue en vano y el músico fue declarado muerto más tarde, en el hospital. Al principio, los medios hablaron de que Jackson había fallecido por un «paro cardíaco». La autopsia reveló que falleció por una intoxicación aguda de propofol y benzodiapzepina, que Murray le había recetado para tratar su insomnio. Él reconoció haberle administrado 25 miligramos, aunque este uso no fuera precisamente «ortodoxo» (como él mismo declaró, ya desde la cárcel al ser condenado a cuatro años) si su intención era volver a los escenarios.

El documental «Killing Michael Jackson», que estrenó el pasado sábado la televisión británica QuestOD, recogió los testimonios de los policías que entraron en la habitación del músico. Los detectives Orlando Martínez, Dan Myers y Scott Smith aseguran que la habitación en la que encontraron en cadáver de Michael Jackson «no parecía adecuada para ningún tipo de tratamiento médico», pero sí que encontraron una bolsa repleta de medicamentos.

«Menos mal que estamos celebrando ahora su recuerdo porque una vez que se conozca el resultado de la autopsia, se armará la de Dios» dijo su amiga Liza Minelli. Y se armó. El propofol es una droga que habitualmente tiene administración intravenosa, pero fue hallado en el estómago de Jackson en el análisis forense. Lo cual sugiere que fue ingerido por vía oral, algo muy extraño y que hizo que apareciesen las palabas «indicios de homicidio» en el informe. Además no había 25 miligramos como aseguraba Murray, sino 180.

Pero hay muchísimas más detalles sospechosos. Según TMZ (el primer medio que informó sobre la muerte del cantante) la Policía estuvo buscando a otro médico, el doctor Tohme Tohme, amigo del cantante y que tendría una presunta participación indirecta en los hechos. El equipo de urgencias se quejó de la falta de cooperación de Murray, y confirmaron que el doctor únicamente mencionó lorazepam y omitió cualquier referencia al propofol. Esto sería confirmado por uno de los guardaespaldas de Jackson ante los jueces, ya que aseguró que Murray le pidió que se deshiciera de los restos de «un medicamento blanco», que podría ser el propofol.

Incluso se llegó a decir que gente cercana a Jacko poseía una grabación de una llamada de teléfono en la que él mismo advertía de que algo malo podría pasarle. ’’Puede haber un grupo de personas que no me quieren más aquí’. No puedo hablarlo por teléfono, no sé qué vaya a suceder pero lo presiento. Pueden dispararme, apuñalarme, incriminarme o decir que tuve una sobredosis”, dice la voz de un audio que todo hay que decirlo, no goza de ninguna credibilidad.

Las llamadas que sí son lamentablemente creíbles son las que realizó Murray durante los momentos previos a la muerte de Jackson. La fiscalía presentó la lista cedida por su compañía telefónica, y demostró que mantuvo once conversaciones en dos teléfonos diferentes y envió múltiples mensajes de texto mientras el artista perdía la vida en su cuarto. ¿A quiénes tuvo que llamar tantas veces en un momento así?.

Se dice que Michael Jackson habló mucho sobre su muerte durante aquel mes de junio de 2009. Quizá tuviese que elegir entre quitarse la vida o seguir dejando que fuesen los remordimientos los que lo fuesen matando lentamente. Una teoría, la del suicidio, que resulta bastante verosímil, también que para el periodista de investigación canadiense Ian Helperin, que escribió estas líneas tras la noticia de su fallecimiento. «No quería comer, no quería dormir, y cuando lo hacía tenía pesadillas acerca de su muerte. A él le preocupaba defraudar a sus fans. Incluso dijo algo que me hizo pensar brevemente en un acto suicida. Michael dijo que podría morir antes de hacer los conciertos de Londres y que le preocupaba acabar del mismo modo que Elvis. Siempre se comparaba a sí mismo con Elvis, pero había algo en su tono que me hizo pensar en que quería morir, porque estaba cansado de la vida».

Las demandas, recursos y apelaciones entre la familia, el médico y la promotora de los conciertos de «This is It» todavía siguen en los tribunales a día de hoy.

Continue Reading

Espectaculos

La millonaria mansión que compartían Bradley Cooper e Irina Shayk

Published

on

La noticia de la ruptura entre Irina Shayk y Bradley Cooper nos ha llegado a todos por sorpresa. Tras casi cuatro años de relación, la modelo y actor han decidido romper con su amor y tomar caminos separados.

Se desconocen por el momento los motivos que los ha llevado a tomar esta decisión, pero sí se sabe que Bradley Cooper se quedará con la lujosa casa que compartían en Nueva York. ¿La pondrá en venta?

Está ubicada en uno de los barrios más exclusivos de Nueva York y el actor pagó por ella algo más de 12 millones de euros.

Continue Reading

Espectaculos

«Bohemian Rhapsody» no muestra todos los talentos de Mercury

Published

on

El extraordinario éxito de la película «Bohemian Rapsody» ha supuesto la vuelta meteórica de la banda a la fama y ha situado a su desaparecido cantante, Freddie Mercury, en la cúspide de nuevo.

El filme nos muestra las increíbles habilidades del líder de Queen con sus cuerdas vocales, al piano y, sobre todo, como gran «showman». Sin embargo, hay una faceta artística que ha quedado eclipsada por todas las demás.

Su compañero Brian May lo ha puesto de manifiesto en una reciente entrevista con la publicación especializada «Guitar World»: «Era muy bueno tocando la guitarra, muy poco ortodoxo, sobre todo en los movimientos descendentes. Escribió el riff de «Ogre Battle» (perteneciente al álbum «Queen II», de 1974). Yo la solía tocar alternando movimientos hacia arriba y hacia abajo, pero él solo lo hacía abajo. ¡Imaginen cómo se movía su mano de rápido!»

El guitarrista de la banda continúa con una sorprendente confesión: «tenía una anergia frenética a la guitarra, que venía que ni pintada para esta canción. Tocó el ritmo de “Crazy Little Thing Called Love”. Yo quería sonar tan bien como Freddie lo hizo en esa grabación».

A lo largo de la entrevista, May también apunta a que, a pesar de tener un gran talento tocando la guitarra y el piano, Mercury abandonó los dos instrumentos: «dejó la guitarra después de un tiempo y se concentró en el piano. Más adelante, hasta dejó el piano. Quería ser un intérprete que corría por el escenario y tenía la libertad de ser un vocalista líder».

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.