Connect with us

Espectaculos

La tormentosa vida en silencio del actor Joaquin Phoenix

Published

on

Como su Arthur Fleck, Joaquin Phoenix sabe lo que es sufrir en silencio. El sistema no le marginó, como al protagonista de «Joker», pero sí demostró poca empatía con la dolorosa tragedia que vivió cuando acababa de cumplir 19 años. Lloró y gritó cuando su hermano River murió en sus brazos por una sobredosis, hace ahora un cuarto de siglo, pero fue el único desahogo que se permitió el «segundo de los Phoenix», que dejó durante años la interpretación y todavía hoy muestra un resentimiento sarcástico al hablar del tema. Se retiró junto a su familia a Costa Rica y no dijo ni una palabra en público, pero los medios de comunicación no respetaron su luto y reprodujeron, sin pudor, su desesperada llamada al servicio de emergencias en la puerta de The Viper Room. Una experiencia que tiene sus ecos en la actualidad, antecedente directo de su distante relación con la prensa.

Poco antes de su muerte, River aconsejó a su hermano que recuperara el nombre de Joaquin y no usara más el artístico, Leaf (Hoja). También le lanzó una especie de órdago que, como un mal augurio, terminó cumpliéndose: «Vas a ser actor y serás más conocido que yo». «Mi madre y yo nos miramos en plan: “¿De qué mierda está hablando?” No sé por qué dijo eso o qué sabía de mí en ese momento. No había estado actuando. Lo dijo con un conocimiento que me parecía absurdo en ese momento, pero, por supuesto ahora, en retrospectiva, piensas: “¿Cómo diablos lo sabía?”», contó Phoenix en una entrevista a Vanity Fair.

Pese a su incredulidad inicial, o precisamente por ella, Joaquin Phoenix terminó hallando consuelo en ese triste presentimiento. El cine le ha servido para canalizar el dolor y las consecuencias de la temprana pérdida de su hermano, pero hasta que aprendió a gestionar su implicación, también le ha hecho sufrir, sobre todo por el gran compromiso emocional que siempre ha establecido con sus papeles. Cuenta su madre, Heart, que durante el rodaje de la comedia «Dulce hogar… ¡a veces!», a las órdenes de Ron Howard, un adolescente Phoenix sacudió la melancolía de su personaje contra el consultorio de su padre, dentista; lo destrozó y rompió a llorar después. «Tuve que ir al set y abrazarlo, porque él solo llevaba dentro lo que creía que sentía ese niño», explica.

Un aura de fatalidad que le ha acompañado hasta en las pruebas de casting. Dos años después de la muerte de River Phoenix, la asistente de casting de la película «Todo por un sueño» (Gus Van Sant), Meredith Tucker, afirmó que la audición de Joaquin era la mejor que ha visto nunca. Cuando lo vio el director, se echó a llorar: «No me di cuenta de que eso sucedería, pero fue bastante triste».

Una década después, se metió en la piel de Johnny Cash en «En la cuerda floja», y el biopic del cantante fue un punto de inflexión en su carrera como actor. Cash perdió también a un hermano cuando tenía doce años, y la experiencia de rodar la película dirigida por James Mangold le ayudó a Phoenix a digerir su propia vida. «Creo que me di cuenta de que las experiencias que estaba teniendo como actor se estaban volviendo más profundas para mí», reconoció en Vanity Fair sobre ese papel. «Existe este sentimiento revelador, y parece como si cada paso estuvieras bailando más y más cerca de “la cosa”». Por «la cosa», claro, se refiere a la muerte de River Phoenix, una especie de Rosebud para el actor.

Aunque ahora asegura que es capaz de separar mejor su vida de los personajes que interpreta, tal fue la implicación en la película sobre la adicción a las drogas y el alcohol del cantante de country que, al terminar el rodaje, Joaquin Phoenix tuvo que pasar por rehabilitación.

Más allá de la muerte de su hermano, esa presencia vulnerable pero también trágica ha perseguido a Joaquin Phoenix durante toda su carrera. El actor lo reconoce, y atribuye su afinidad por personajes como Johnny Cash o Arthur Fleck a una «angustia cósmica», posiblemente algo «prenatal», que va en su naturaleza.

Como esa leonina mirada, oscura a pesar de sus ojos claros, que perturba a todos menos a Rooney Mara. Como esa cicatriz sobre su labio superior, una marca de nacimiento con leyenda propia: ni es consecuencia de una operación por labio leporino ni firma de una violenta pelea, el actor nació con ella y, según ha contado en alguna ocasión, su madre siempre la vinculó a un intenso dolor que sintió durante el embarazo. Una cicatriz que, como el hoyuelo en el mentón de Kirk Douglas, es ya seña de identidad de uno de los mejores actores de su generación, capaz de pasearla bajo la corona láurea de su Cómodo en «Gladiator» y de romper la simetría de la triste sonrisa que se dibuja frente al espejo su Joker.

Para su extrema interpretación de Arthur Fleck, cuya infernal locura pasea en un Gotham muy parecido al Nueva York de Travis Bickle («Taxi Driver») y Rupert Pupkin («El rey de la comedia»), Joaquin Phoenix tuvo que perder más de 20 kilos y no hablaba con nadie. Hasta le tuvieron que obligar a participar en una lectura de guion, única exigencia que hizo Robert de Niro, su actor favorito. Investigó sobre narcisismo y criminología para el papel, y estudió los movimientos de Buster Keaton y Ray Bolger, el espantapájaros de «El mago de Oz», en «The old shoft shoe» (1957), que inspiró ese espeluznante baile que tan bien expresa la locura de Fleck en «Joker». Para el hombro «dislocado», que Todd Phillips comparó con los pájaros atrapados en el petróleo vertido en el Golfo de México, Joaquin Phoenix no tuvo que hacer nada; como la cicatriz, también le venía de fábrica.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espectaculos

Cristiano Ronaldo de paseo con su familia pese alerta por Covid19

Published

on

Cristiano Ronaldo, su pareja, Georgina Rodríguez, y sus cuatro hijos están pasando la cuarentena en Funchal, ciudad de nacimiento del futbolista, hasta donde se trasladaron a principios de mes para visitar a Dolores Aveiro, madre del delantero, en el hospital, después de que esta sufriera un ictus. Su progenitora se encuentra ya en casa, recuperándose, pero la situación de emergencia sanitaria en Italia hizo que la pareja no pudiera volver a Turín.

Así, actualmente se han instalado en una casa de lujo ya que, meses atrás, Cristiano había adquirido un edificio completo en Funchal para él y para su familia. CR7 se encuentra más a salvo en Madeira, en vista de que la nueva enfermedad tiene en Portugal unos índices de implantación mucho más bajos, no obstante, en el país también se ha decretado el estado de alarma, aunque las restricciones son más livianas que en España.

Se ha establecido una política de «aislamiento voluntario» y las restricciones afectan sobre todo a población de riesgo y alguna zona concreta, aunque los bares y restaurantes sí están cerrados. A pesar de que se recomienda permanecer en casa, sí se permite salir a pasear manteniendo al menos un metro de distancia de seguridad, tal y como han hecho Cristiano y Georgina, que han salido a tomar el aire con dos de sus hijos pequeños.

Pero su salida al exterior ha generado algo de revuelo, de la misma forma que pasó hace un par de semanas, cuando la pareja desató la polémica tras ser fotografiada saliendo de compras por la capital de Madeira.

Continue Reading

Espectaculos

Personal cercano a la Reina Isabel II contagiado por coronavirus

Published

on

La cada vez más extendida pandemia del coronavirus ya ha provocado que se tomen medidas excepcionales en prácticamente todo el mundo. Ante la imposibilidad de prever cómo evolucionará la crisis provocada por el virus, el Palacio de Buckingham ya ha anunciado diversas medidas que atañen a la Familia Real británica.

Desde Palacio anunciaban este mismo sábado la cancelación de la tradicional celebración del cumpleaños de la Reina Isabel II, que estaba prevista, como cada año, para el próximo mes de junio. La monarca, que cumplirá 94 años en abril, tiene por costumbre posponer la fecha hasta inicios de verano por el impredecible tiempo del Reino Unido. Además, la abuela del Príncipe Guillermo se ha trasladado al Castillo de Windsor una semana antes de lo esperado, ya que allí, al haber un número más reducido de personal que en su residencia londinense habitual, habrá menos posibilidades de contagio por el exterior.

Pero lo cierto es que la preocupación por la Reina está más latente que nunca en estas fechas por su avanzada edad. Las alarmas saltaron el primer lugar esta misma semana, cuando se conoció que su hijo mayor y heredero al trono, el Príncipe Carlos, de 71 años, ha dado positivo en el test de coronavirus.

Ahora, además, el tabloide británico «The Sun», afirma que un guardaespaldas, soldado de infantería, que habría estado en contacto directo con la monarca durante los últimos días de confinamiento, también se ha contagiado. El medio citado recoge el testimonio de una fuente que asegura que estuvo paseando a sus perros, le llevó comida y bebida y le entregó la correspondencia.

«Todos están aterrorizados, no solo por ellos mismos sino también por la Reina y el Duque (de Edimburgo). Si no se ha hecho el test a todos quienes les rodean, deberían hacerlo», comenta la misma persona al tabloide. Y añade: «Hay una palpable sensación de miedo en el aire en este momento».

La Casa Real no se ha pronunciado por el momento, y tanto la Reina como su marido, Felipe de Edimburgo, permanecen confinados en Windsor, la residencia preferida de la monarca, donde estarán vigilados muy de cerca por tratarse de personas de riesgo debido a su avanzada edad: 93 y 97 años respectivamente.

Continue Reading

Espectaculos

“Alguien debería matar a Jennifer Aniston” productor Harvey Weinstein

Published

on

Un año después de que Jennifer Aniston (51 años) confesase que fue víctima del abuso de poder de Harvey Weinstein, salen a la luz unos documentos judiciales que revelan que el productor caído en desgracia afirmó en un correo electrónico que alguien debía «matar» a la actriz.

Por si fuera poco, también se ha hecho público que cuando comenzaron las acusaciones contra el productor de Hollywood, este pidió ayuda al exalcalde de Nueva York Mike Bloomberg. Los documentos, que se hicieron públicos este martes, apuntan a que el 31 de octubre de 2017, con el movimiento #MeToo en plena ebullición, la representante de Weinstein Sallie Hofmeister informó al productor a través de un email de que la revista «Enquirer» amenazaba con publicar una historia que señalaba que Aniston había sido también víctima de sus abusos.

Enquirer afirmaba que Aniston le había contado a una amiga que Weinstein le había tocado el trasero en varias ocasiones durante eventos relacionados con el film «Derailed» (2005) y que «miraba fijamente su escote».

Unos 45 minutos después de recibir el email de su representante con la información que pensaba publicar el «Enquirer», Weinstein respondió con un escueto correo: «Alguien debería matar a Jennifer Aniston». Los emails forman parte de numerosos documentos registrados en la Corte Suprema de Manhattan, donde se ha estado juzgando a Weinstein desde el pasado 6 de enero, y que han sido hechos públicos un día antes de la lectura de su condena, prevista para este miércoles, tras haber sido declarado culpable de violación en tercer grado y acto criminal sexual en primer grado.

Tras conocerse esta lapidaria frase de Weinstein, el representante de Aniston, Stephen Huvane, afirmó que la información del Enquirer, que nunca se llegó a publicar, era «falsa». «Jennifer nunca ha sido acosada ni atacada por Harvey Weinstein», dijo Huvane, que concretó que el productor «nunca estuvo lo suficientemente cerca de ella para tocarla» y los dos nunca han estado a solas.

Los documentos judiciales también revelan cómo Weinstein pidió ayuda a algunos de los políticos y empresarios más importantes de Estados Unidos cuando comenzaban a lloverle las acusaciones de abusos para intentar evitar que el consejo directivo de la productora que había cofundado le despidiera.

El productor envió correos tanto al exalcalde de Nueva York y candidato retirado a las primarias democráticas Mike Bloolmberg como al fundador de Amazon, Jeff Bezos, y a los CEO de Apple y de la entidad financiera Goldman Sachs, Tim Cook y Lloyd Blankfein, respectivamente.

«Lo único que pido es que me dejen pedir una excedencia e iniciar una terapia intensiva (…) para poder resucitar y tener una segunda oportunidad», decía Weinstein en sus mensajes de auxilio.

Argumentaba en ellos que «muchas de las acusaciones son falsas» y que los intentos de su consejo directivo de echarle de la compañía no solo estaban mal, sino que eran «ilegales» y podían desembocar en la «destrucción de la empresa». La mayoría de los políticos y empresarios que recibieron la petición de ayuda de Weinstein nunca contestaron.

Weinstein, de 67 años, fue hallado culpable por un jurado a finales de febrero de agresión sexual en primer grado, que acarrea entre 5 y 25 años de prisión, por practicar sexo oral a la fuerza a la ayudante de producción Mimi Haley en 2006; y de violación en tercer grado, penada con máximo 4 años, contra la aspirante a actriz Jessica Mann en 2013.

La Fiscalía pidió este fin de semana una sentencia que refleje «la gravedad de sus acusaciones» y «la falta de remordimiento por el daño que ha causado», además de argumentar ante el juez que el productor tenía un historial de agresiones y acoso sexuales, mal comportamiento y malas acciones en el ambiente laboral y otras acciones diversas desde 1978.

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.