Connect with us

Espectaculos

Las humillaciones de la Reina Isabel II hacia su nuera Camila Parker-Bowles

Published

on

La esposa del Príncipe Carlos ha sido conocida en tres ocasiones diferentes. La primera cuando era la joven Camila Shand, novia debutante del Príncipe con tan solo 23 años, al que conoció en un partido de polo en 1970. La segunda cuando contrajo matrimonio con su exnovio Andrew Parker-Bowles. Fue Camila Parker-Bowles durante 32 años, esposa y madre, y más tarde la amante del Príncipe Carlos, menospreciada por el pueblo británico. La tercera y última como duquesa de Cornualles, desde que tras más de 30 años como amantes, la pareja consiguiese la bendición de la Reina y de la sociedad, y se dieran el «sí quiero». El nueve de abril de 2005 Camila dejó de ser la eterna amante de Carlos de Inglaterra para convertirse en su segunda esposa. La boda se desarrolló sin excesivo esplendor y algunos analistas llegaron a afirmar que la monarquía inglesa se «avergonzaba» de este enlace que suponía la culminación de una historia de amor de más de 35 años.

Con el paso del tiempo, Camila se ha ganado el afecto del pueblo británico hasta convertirse en un miembro muy querido dentro de la Familia Real Británica, pero ¿cómo ha cambiado su relación con la Reina Isabel a lo largo de los años? Cuando era la novia de su hijo, la Reina y ella tenían una relación muy cálida y cercana. El esposo de Camilla, Andrew, era ahijado de la Reina Madre, Isabel Bowes-Lyon, y la pareja a menudo acudía como invitada al Palacio de Buckingham. Sin embargo, cuando Camila y Carlos comenzaron su romance secreto y la Reina se enteró, esta fue excluida del palacio.

Una tarde de verano en Balmoral, el Príncipe decidió que finalmente había llegado el momento. Iba a enfrentarse a su madre y exigir, de una vez por todas, que terminara con su hostilidad hacia la mujer que amaba. Durante años, tanto la Reina como su madre se habían negado a tener nada que ver con la amante de Carlos. No solo no querían que estuviera presente en ningún acto real, formal o informal, sino que directamente ellas desaprobaban su relación.

Como bien sabía el Príncipe, no había posibilidad de hacer pública su relación sin la aprobación de la Reina. La princesa Margarita, que simpatizaba con él, había intentado interceder a su favor con su hermana sin éxito. La Reina se negaba a encontrarse, o incluso hablar de Camila. Entonces, exasperado por lo que él llamó «una situación intolerable» y animado por su tía, se acercó a su madre una noche en su sala de estar en Balmoral. Le pidió que suavizase su odio para poder vivir con Camila sin esconderse. Su esperanza era que la Reina, que rara vez interfirió, al menos no prohibiera su relación. Pero para sorpresa de Carlos, la Reina respondió enérgicamente que no toleraría jamás su adulterio, ni perdonaría a Camila por ser su amante y no permitir que su matrimonio con Diana se recuperase, «No quiero tener nada que ver con ella», dijo enfurecida.

El príncipe estaba angustiado. En lo que a él respectaba, su madre había demostrado que no le preocupaba su felicidad. Por la otra cara de la moneda, la Reina se sentía humillada. La idea de que su hijo viviese con su amante bajo su mismo techo le resultaba completamente ofensivo. Como si el Príncipe no tuviese bastante sufrimiento con su madre, su querida abuela también se había mantenido implacablemente opuesta a Camila. Ni la Reina ni la Reina Madre permitían a Camila estar presente en la misma habitación que ellas. Ambas, sin embargo, dieron la bienvenida a su ex marido Andrew Parker Bowles en numerosas recepciones, reuniones y fiestas en palacio.

La princesa Margarita no fue la única que intentó hacerles entrar en razón. El conde de Carnarvon, entrenador de los caballos de carreras de la Reina y amigo cercano, se ofreció como voluntario para mediar con su madre. Desafortunadamente, este plan resultó ser un fracaso pues, después de hablar con Isabel, se posicionó del lado de la Reina.

Irónicamente, fue tras la infame entrevista de Diana en 1995 lo que convenció a la Reina de que Camila necesitaba ser aceptada en la Familia Real Británica. Más de 22 millones de personas vieron como la Princesa de Gales no solo cuestionaba la idoneidad de Carlos para ser rey, sino que insinuaba que se había acostado con su amante la noche antes de su boda. «Éramos tres en este matrimonio. Había demasiada gente», dijo Lady Di durante la entrevista. Después de la transmisión, la Reina le dijo a Carlos que en el caso de que aceptase a Camila, este jamás podría reconstruir su imagen. Tras once años de tormentoso matrimonio, lady Di aceptó divorciarse en 1992. Dos años después el príncipe Carlos confesó su adulterio.

En diciembre de 1996, Charles sentía que toda la Casa de Windsor iba contra él, hasta el punto de que el Príncipe Felipe le escribió una carta a su hijo instándole a que no se casara con su amante. Cansado de sufrir por amor, Carlos se atrevió a decirle al secretario privado de su madre, Robert Fellowes, que la Reina «necesitaba actualizarse a los nuevos tiempos», un consejo que, como era de esperar, fue ignorado por completo.

Diana de Gales falleció trágicamente perseguida por los paparazzis en un accidente automovilístico el 30 de agosto de 1997. Tras esto, el eterno heredero de la Corona británica pensó que era el momento idóneo de hacer pública su relación con la que hasta ese momento se consideraba su amante.

La relación entre madre e hijo no podía ir a peor. Después del enfrentamiento en Balmoral, las tácticas de Carlos se volvieron más sofisticadas. En 2000, invitó a Camila a la fiesta por el 60 cumpleaños del Rey Constantino de Grecia. La Reina aceptó su asistencia, aunque dejó en claro que se negaría a que las presentasen. «Para Su Majestad, ella no existía», comentó uno de los asistentes.

Fue la muerte de Isabel Bowes-Lyon, en 2002, la que finalmente llevó a un punto de inflexión en la actitud de la Reina. Inicialmente, había decidido que Camila no podría acudir al funeral, puesto que la Reina Madre lo habría desaprobado. Pero cambió de opinión después de escuchar el emotivo tributo del Príncipe hacia su abuela en televisión, entonces cedió y consintió que Camila acudiese al funeral como «amiga de la Reina Madre», pero no como la compañera de su hijo.

Tras años de esfuerzos por parte del Príncipe, la relación entre las dos empezaron a mejorar. Isabel II invitó a Camila a las celebraciones del Jubileo de Oro, y en 2005 permitió que celebrasen sus segundas nupcias. Miles de personas se congregaron en las estrechas calles de Windsor para saludar a la pareja en su desplazamiento al Ayuntamiento de Londres, donde tuvo lugar el matrimonio civil al que no asistió Isabel II. En el recorrido se pudieron ver a algunas personas con retratos de Lady Di que afearon al heredero del Trono su relación con Camila. «Larga vida a la reina; Diana para siempre; Rey Carlos y Reina Camila, nunca», decían algunos. Pero también fueron muchos los que acudieron para apoyar el enlace. «Déjeles en paz, ya han tenido bastante los pobres, si se quieren, hacen bien en casarse».

Tras su boda, Camila se convirtió en la segunda mujer de mayor rango de la Familia Real, por detrás de Isabel II. Pero aunque le correspondía el título de Princesa de Gales, el recuerdo siempre vivo de Lady Diana le atormentaba por lo que eligió el de Duquesa de Cornualles.

En los 13 años transcurridos desde entonces, ha quedado claro que la Reina valora a Camila como una buena pareja para su hijo y como un miembro de la familia estable, resistente y muy querido. Como siempre, cuando se trata de la Reina, sus acciones hablan más que las palabras, y no hubo una muestra más fuerte de sus sentimientos hacia su nuera que cuando le pidió a Camila que se sentara a su lado en el carruaje en el Jubileo de Diamante en 2012. La Reina también le ha otorgado a Camila dos honores importantes: La Orden de la Familia Real Británica y la Gran cruz de la Orden Victoriana, los cuales simbolizan un sello de aprobación muy personal de la monarca.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espectaculos

El nuevo exceso de Kim Kardashian

Published

on

En excentricidades no hay nada escrito cuando se trata de Kim Kardashian. La empresaria, acostumbrada a reservar aviones para uso privado y generosa a la hora de regalar lujosos bolsos de Louis Vuitton para sus hijas y sobrinas, que no alcanzan los seis años de edad, acaba de volver a ser objeto de críticas al decorarse los dientes con diamantes.

La protagonista de ‘Keeping Up With The Kardashians’ mostró en su cuenta de Instagram cómo lucía su boca al añadir una cruz de diamantes en sus dientes incisivos y toda la parte inferior estaba cubierta de joyas plateadas.

Como buena fashionista y amante del lujo, ha caído en la moda ‘grill’, que se utiliza en la cultura del hip hop y consiste en llevar en los dientes cualquier tipo de joyería bling-bling, término onomatopéyico que hace una joya al brillar. De esta forma, y gracias a los numerosos diamantes, Kim Kardashian luce una dentadura completamente brillante.

“New grill”, escribía en su cuenta de Instagram, cuya publicación alcanzó más de 2 millones de ‘me gusta’ y 22.000 comentarios. A pesar de que la mayoría de internautas se mostraban sorprendidos con la imagen, hubo quien criticó la última compra de la empresaria: “¿Se puede comer así?”, “Tanto dinero para hacer estas cosas”, “¿En esto inviertes tu dinero?”.

No es la primera vez que Kim Kardashian hace uso de estas joyas en la boca. Al igual que ‘celebrities’ como Beyoncé, Rihanna o Madonna ya lo han llevado antes, la mediana de las Kardashian-Jenner no se ha quedado atrás y ya lo utilizó en la campaña de su línea de cosméticos, en la cual uno resultó especialmente llamativo porque las joyas formaban su nombre.

El uso de los famosos ‘grills’ es solo un aspecto más en su lujosa vida. Se rumorea que se gastó 700.000 euros en cuatro inodoros con baño de oro y su nevera y congelador han llegado a costarle cerca del millón de euros por tener incrustados cristales de Swarovski.

Continue Reading

Espectaculos

Pronto primer concierto de El Puma tras el doble trasplante de pulmón

Published

on

El cantante venezolano José Luis Rodríguez “El Puma” celebró el lunes su 76 cumpleaños con una fiesta en Miami en la que reveló que el próximo 10 de mayo celebrará en esta ciudad su primer concierto después del doble trasplante de pulmón al que fue sometido en 2017.

“Será en Miami y luego espero poder llevarlo al resto de países donde hice mi carrera”, agregó el músico a su llegada a Estefan Kitchen, restaurante de Emilio Estefan, quien lo recibió a la entrada.

Acompañado de un mariachi, el músico se animó a cantar por primera vez en público después de su dolencia y eligió los temas “Los amigos” y “No volveré”.

Rodríguez describió este cumpleaños como el más importante que ha tenido, pues se celebra que a un “moribundo” le han “regalado quince años de vida”.

Acompañado de su esposa, Carolina, El Puma fue aplaudido por un grupo de más de 50 personas entre los que estaban sus médicos, amigos y colegas, como el propio Estefan y el cantante colombiano Charlie Zaa, entre otros.

Visiblemente emocionado y desbordado por las lágrimas, el cantante de “Por si volvieras” y “Culpable soy yo”, entre otros éxitos, dijo: “Hay tanta gente que ha orado por mí, que me ha apoyado, no tengo cómo agradecer”.

Continue Reading

Espectaculos

Al descubierto la infidelidad de Jeff Bezos con Lauren Sánchez

Published

on

Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, se ha visto obligado a reconocer el final de su largo matrimonio, un día antes de que saliera a la luz su relación paralela con la presentadora y productora Lauren Sánchez, esposa de un íntimo amigo: el agente de actores Patrick Whitesell. Tras 25 años casados y en un comunicado conjunto publicado el pasado miércoles, Jeff y McKenzie Bezos anunciaban su divorcio de la mejor manera y sin ahondar en los auténticos motivos. Ayer, la revista «National Enquirer» publicaba en exclusiva fotos y ardientes mensajes de texto, en los que Bezos declara su pasión por Sánchez: «Te quiero oler, te quiero respirar. Quiero mostrarte mi cuerpo, besarte los labios, te amo. Estoy enamorado de ti», reza uno de ellos.

Al parecer, el fundador y propietario de Amazon, padre de cuatro hijos y quien se describe a sí mismo como un «hombre de familia», viajaba con su amante a destinos exóticos a bordo de su jet privado y le enviaba mensajes subidos de tono y selfies eróticos, además de mantener citas secretas en fincas y hoteles. Su relación, que comenzó ocho meses atrás, se coronó el pasado domingo con Bezos y Sánchez caminando por la alfombra roja de los Globos de Oro.

Durante cuatro meses, la revista «National Enquirer», afín al presidente de EE.UU. Donald Trump -declarado enemigo de Bezos, sobre todo debido a su condición de propietario de «The Washington Post»-, ha estado rastreando la relación del empresario con Lauren Sánchez en cinco estados del país y a lo largo de más de 60.000 kilómetros. Les han seguido en aviones privados, elegantes limusinas, paseos en helicóptero, caminatas románticas y cenas íntimas. Entre los detalles escabrosos del reportaje, se cuenta cómo en una ocasión los amantes se encontraron a escondidas en una habitación de un hotel de Boston, mientras en otra estaba la familia Bezos. En suma, una millonaria investigación periodística, sobre la que algunos ven la alargada sombra de Trump.

Pese a que en el comunicado de ruptura de Jeff y McKenzie Bezos se insiste en que «vamos a seguir compartiendo nuestra vida como amigos», se aventura un divorcio no tan civilizado, que podría acabar entronizando a MacKenzie como la mujer más rica del planeta si accede a la mitad de la fortuna unos 130.000 millones de euros de su todavía marido. Se casaron en 1993 en régimen de gananciales reconocido por el estado de Washington, donde tienen su residencia y al parecer sin acuerdo prenupcial.

Fuentes cercanas a Bezos aseguran que comenzó su relación con Lauren el pasado mes de junio, cuando ya se había separado de su esposa, algo que el «National Enquirer» ha tratado de desmontar con su reportaje. La revista afirma tener fotos tan personales, que no se pueden reproducir. Sánchez, por su parte, estuvo hasta hace dos meses unida a Patrick Whitesell, uno de los hombres más poderosos de Hollywood, con quien tiene dos hijos. «Su matrimonio ha tenido varias idas y venidas en los últimos años. No ha sido una sorpresa su separación», afirman amigos de la presentadora.

Bezos y Sánchez se conocieron durante el rodaje de un vídeo para la compañía Blue Origin, que ella dirigía. Su pasión por la aviación les unió y, durante años, los dos matrimonios compartieron animadas veladas en Seattle.
El vicepresidente de Amazon, Drew Gerdeber, ha asegurado a través de un comunicado que Bezos se mantiene, pese a su complicada situación personal, concentrado en su negocio.

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.