Connect with us

Espectaculos

Roban una de las tiaras más valiosas de la Casa Real Británica

Published

on

La Tiara Portland, una de las piezas más valiosas de la Casa Real Británica cuyo valor es incalculable, se encontraba en la galería Harley de Welbeck, Liverpool (Reino Unido), hasta el pasado 20 de noviembre, fecha en la que habría sido sustraída. No se trata de una pieza cualquiera, sino de una de las joyas británicas “más preciadas”, según ha apuntado Richard Edgcumbe, curador de joyería en el Victoria and Albert Museum de Londres.

El hecho ocurrió alrededor de las 10 de la noche, cuando la galería cerró sus puertas al finalizar el día. Lo que no esperaban es que a la mañana siguiente, al volver a abrir la sala, la pieza principal habría desaparecido y ningún visitante más podría disfrutar de su belleza.
La estimada tiara tiene una historia muy curiosa. Fue creada por Cartier para una ocasión muy especial de la época. Winifred, duquesa de Portland, la llevó en la coronación del rey Eduardo VII en 1902. Pero lejos de guardarla, quiso ponérsela más a menudo y sufrió un percance y se rompió en pedazos.

Finalmente la pieza sobrevivió y pasó a la siguiente duquesa, la nuera de Winifred, Ivy, que la llevó en otro gran momento de la historia de la realeza británica: en la coronación de la reina Isabel II en 1953. Desde ese suceso, la tiara ha sido cuidada y vigilada no solo por el valor real que supone, sino porque además se trata de una pieza impagable.

La pieza central es un diamante del siglo XIX flanqueado por otros dos diamantes importantes en forma de gota y otros más pequeños engastados en oro y plata.

Al parecer, los ladrones han usado herramientas eléctricas para romper la caja de vidrio blindada y así poder llevarse la tiara, que cuenta con diamantes valorados en millones de euros. Pero no solo eso, en el botín también se han llevado un broche de diamantes que se encontraba en la vitrina junto a la otra pieza.

La Colección Portland, que se encuentra en las obras de gas convertidas en la finca, está formada por pinturas, joyas y otras obras de arte que los Duques han coleccionado durante más de 400 años.
No es la primera vez que se roban este tipo de joyas. El pasado mes de agosto la corona sueca también sufrió estos ataques cuando les robaron una colección de valiosas joyas de la corona de una catedral situada al oeste de Estocolmo.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espectaculos

Salen a luz las disputas familiares de Catalina de Cambridge

Published

on

Meghan Markle no es la única en la Familia Real británica con antiguos problemas familiares. Si bien los desencuentros de la Duquesa de Sussex con su padre y sus hermanastros son ya de dominio público, no se conocía una información similar del entorno de Catalina de Cambridge.

Ha sido tras el fallecimiento de su tía abuela Alice Tomlinson, de 107 años, el pasado 5 de abril cuando ha salido a la luz una vieja pelea familiar. Y es que la mujer del Príncipe Guillermo ni si quiera llegó a conocerla. Tal y como informa el medio británico «The Independent», en 1978 Tomlinson y su hermano y abuelo de Catalina, Ronald Goldsmith, se pelearon y no se volvieron a hablar nunca más.

«La madre de Kate, Carole, habría tenido muy poco contacto con la familia de su padre después de su matrimonio con Michael Middleton en 1980», sostienen desde el medio citado, que ha hablado con una fuente cercana a la familia.

«Alice va a ver la boda a través de la televisión. Ella piensa mucho en Ron (el abuelo de Catalina), que era muy humilde, y se alegra de ver que alguien que no tenía absolutamente nada, hoy tiene una nieta que será reina algún día», dijo una persona de familia con motivo de la celebración del enlace entre los Duques de Cambridge. Los que conocían a Tomlinson aseguran que esta no era una persona rencorosa.

Continue Reading

Espectaculos

La verdad detrás de los rumores de infidelidad del Príncipe Guillermo

Published

on

Desde hace unas semanas, los tabloides británicos se han cebado con los rumores que contaban que el Príncipe Guillermo de Inglaterra habría sido infiel a su esposa, Catalina Middleton, con una de sus mejores amigas, Rose Hanbury, mientras la duquesa estaba embarazada de su tercer hijo, el Príncipe Louis.

La semana pasada, el diario «The Sun» informó sobre una supuesta pelea entre la duquesa de Cambridge y Rose Hanbury. Hasta tal punto que en el reportaje aseguraban que el matrimonio real había cortado toda relación con ella y su marido David Rocksavage, marqués de Cholmondeley. Las dos parejas son vecinos en Norfolk, lugar en el que se sitúa la Casa Sandringham y su casa de campo, Amner Hall. «Guillermo quiere ser pacificador para que las dos parejas puedan seguir siendo amigas, ya que viven muy cerca y comparten amigos en común, pero Catalina tiene claro que ya no quiere verles más», explicó una fuente anónima al medio anteriormente citado.

Este supuesto affaire también sería el motivo del distanciamiento entre los hermanos Guillermo y Harry y no la mala relación de las cuñadas Catalina y Meghan Markle como se creía hasta ahora. Tanto es así que el duque de Sussex no dudó en enfrentarse a su hermano, tal y como publicaron algunos medios británicos, acusándole con dureza de «destrozar» su familia: « La infidelidad arruinó nuestra infancia ¿Cómo has podido tener una aventura cuando tienes tres hijos?», dijo en relación a su padre, el Príncipe Carlos de Inglaterra. Recordemos el heredero al trono británico y Diana de Gales se divorciaron después de una infidelidad de este con Camilla Parker-Bowles, hoy su mujer. Un auténtico bombazo en Reino Unido que derivó en un mediático divorcio. Cuatro años tardaron «la princesa del pueblo» y el palacio de Buckingham en llegar a un acuerdo.

Lo que comenzó como un simple chisme se ha convertido en un escándalo real de pleno derecho. Tanto es así que la familia Real Británica ha decidido tomar cartas en el asunto y, según revelaba esta semana la revista «The Daily Beast», los abogados de los duques de Cambridge y Rose Hanbury habrían iniciado acciones legales contra la publicación por difamación.

Un hecho que ha sorprendido mucho pues la casa Real Británica suele guardar silencio ante los supuestos escándalos  que se publican sobre su vida privada. Rumores de infidelidades que nunca se han confirmado como las del duque de Edimburgo hacia su mujer, la Reina Isabel II. Los chismes que apuntaban a varias infidelidades del Príncipe comenzaran en 1948, cuando la Reina estaba embarazada de Carlos. Ocho años después, en 1956, las especulaciones sobre los escarceos de Felipe fueron a más. De hecho, la prensa llegó a publicar algunas incursiones del Príncipe en un club nocturno del Soho, del que parece que era un cliente asiduo. Por aquel entonces se le relacionó con Zsa Zsa GaborSusan Barrantes (la madre de Sarah Ferguson) y con Lady Penny Brabourne, 30 años más joven que él, con quien se le ha visto durante mucho tiempo asistiendo a carreras de caballos.

Continue Reading

Espectaculos

A Meghan Markle parecen no interesarle las tradiciones de la Reina Isabel II

Published

on

Desde que contrajera matrimonio con el Príncipe Harry, Meghan Markle se ha convertido en un activo más de la Familia Real británica. Pero la duquesa de Sussex todavía no termina de acostumbrarse a su nueva vida en Reino Unido, al menos en cuestiones de protocolo.

A finales de año, el Palacio de Kensington anunciaba que la pareja dejaría su vivienda en Nottingham Cottage para mudarse a Frogmore Cottage, en Windsor, donde criarán a sus hijos. Un lugar tranquilo y más amplio que la casa de dos habitaciones en la que vivían desde que se anunció su compromiso.

Ahora, parece que Meghan Markle está pensando también en romper otras tradiciones. Según los tabloides británicos, la duquesa de Sussex ha rechazado al equipo médico de palacio y en lugar de Alan Farthing y Guy Thorpe, los ginecólogos del equipo médico de la Reina que asistieron a Catalina de Cambridge en sus tres partos, Meghan ha contratado a su propio equipo médico.

La exactriz tampoco quiere que su primer hijo nazca en el hospital St. Mary Paddington’s, el mismo donde nacieron los hijos de los duques de Cambridge y hasta los propios Guillermo y Harry de Inglaterra. El plan de Markle sería que su bebé nazca en casa. No quiere tampoco epidural, sino recurrir a la hipnosis, una técnica que los expertos dicen es muy beneficiosa para el bebé. Está por ver si, llegado el momento, las predicciones se cumplen y Markle rompe también las normas no escritas sobre cómo llegan los bebés de los Windsor al mundo o prefiere seguir la tradición.

Continue Reading

Trending

Copyright © 2017 Zox News Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.